Cocemde Catalunya

discapacidades

¿Puedo trabajar con depresión?

La depresión clínica, es una afección médica y mental que afecta gravemente muchos aspectos de la vida de las personas, entre las que se encuentra incluida capacidad para realizar sus responsabilidades.

Los casos más severos de depresión son aquellos que imposibilitan al trabajador hacer las tareas cotidianas de forma frecuente, y eso de alguna forma los incapacita para mantener un empleo cualquiera. Conservar un empleo para estos seres representa una labor titánica e imposible.

Pero, ¿Cómo diferenciamos la depresión de una tristeza cualquiera? La tristeza es una emoción que se produce a corto plazo y que va disminuyendo con el tiempo.

Ahora bien, la depresión está marcada por una sensación de tristeza profunda o melancolía, que no solo afecta cómo te sientes sino también a las cosas que haces. La depresión es capaz de interrumpir tu rutina diaria y hacer que pierdas el interés por cosas que antes disfrutabas.

Es la desesperanza la que toma lugar sobre quien está deprimido, no por cortos sino por largos periodos. Un cerrajero en caso de deprimirse no podría trabajar como siempre lo ha hecho, por lo que tiene que trabajar en una especie de régimen especial, como cualquier persona discapacitada.

Lo que se debe hacer en caso de padecer depresión clínica

En algunos países cuando alguna persona padece depresión clínica, puede calificar para recibir los beneficios provenientes del seguro social. Esta calificación depende exclusivamente de los síntomas que manifieste, ya que éstos varían de acuerdo a cada individuo.

Por ejemplo, una persona deprimida puede llegar a dormir 17 horas al día, mientras que otra persona que parezca depresión puede no dormir bien en las noches.

Para la solicitud de beneficios a causa de la depresión clínica, es indispensable que se incluya la documentación de los especialistas médicos que trabajan con la persona deprimida, junto con otros recaudos que se soliciten a través del seguro social.

En el caso de Estados Unidos se contratan abogados de Incapacidad del Seguro Social, los cuales son capaces de asistir al enfermo para presentar algún reclamo o apelación, a fin de acelerar los trámites del seguro social.

Algunos aspectos prácticos de la incapacidad por depresión clínica

La normativa de la Administración del Seguro Social establece, respecto a los beneficios de Incapacidad, que el paciente clínico no puede realizar ningún trabajo que se haya realizado antes o en el que haya sido adiestrado recientemente.

Cuando una persona es declarada incapaz de realizar tareas, no significa que no pueda hacer sus labores prestablecidas, pero si se le dificulta a esta persona trabajar una jornada completa de 8 horas.

Será la Administración del Seguro Social la que dictamine si los síntomas que sufre la persona deprimida son lo suficientemente fuertes para impedir que trabaje durante una jornada convencional.

Algunos de los síntomas de depresión que impiden que una persona realice trabajo físico son la pérdida de interés en todas o la mayoría de sus tareas, pérdida de peso, deterioros en la salud, dificultad en la concentración, alucinaciones y disminución grave de la energía.

Los pensamientos de suicidio son recurrentes, y dificultan la participación en cualquier tipo de trabajo. En fin, se trata de un padecimiento sumamente serio y es deber de las autoridades del seguro social tomar cartas en el asunto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *