Cocemde Catalunya

discapacidades

Otra forma de ver la vida

Por mucho tiempo las personas que sufrían cierta discapacidad eran aislados y rechazados por su condición, como si no fuese suficiente su infortunio. Nuestra intolerancia por querer que todos seamos iguales y ante una diferencia notoria en nuestra anatomía, ideales o cualquier otra característica le sumamos a estas personas mas tristeza con el rechazo.

Solo cambiar por un instante nuestra perspectiva de la situación de esa persona con discapacidad, hace que podamos colaborara en hacer su calidad de vida mayor. No es culpable quien recibe el daño, sino quien lo produce y a veces parece que culpamos a la misma víctima.

Una persona que posee un discapacidad desde nacimiento, no se da cuenta que la posee a menos que otros la indiquen, porque esa es su realidad. Sobran motivos para seguir adelante y conocer la maravilla de vida.

Este pensamiento no solo es de quien tiene una ser querido con discapacidad es un pensamiento del que acepta que somos diferentes, de aquel que es justo y entiende que hay derecho a la vida digna, que no se cree el rey del mundo y que hay un espacio para todo el que desea ser feliz sin hacer daño a los demás.

La actitud ante la situación

Una discapacidad no detiene a nadie de desear hacer algo. ¿Quien no conoce a alguien que a pesar de tenerlo todo insiste en no poder hacer esto o aquello ? Ya no existen excusas, estas grandes personas con discapacidad han demostrado que la voluntad, la motivación a la vida no tiene nada que ver con lo que físicamente te falte.

Una discapacidad puede ser una enfermedad crónica, mental, perdida de la memoria, ceguera o sordera, es un impedimento físico o también puede ser autismo, puede sufrir un impedimento para hablar, aprender o moverse. Pero no es nada la mayoría conozcamos.

Incluso ante una enfermedad crónica, no hay porque apresurar un final fatal, no esta dispuesto así. Afortunadamente hace algunos años se ha despertado de esa ignorancia de rechazar a quien padece. Si de manera contradictoria son justamente estos los que necesitan de la ayuda.

La educación de la sociedad

Hay un mensaje muy claro en cada lugar especial cuando hacemos una cola, cuando se parca, cuando se incluye en cada actividad en la que se desean participar, que existe el derecho a hacer y nadie debe robarla.

Mientras que los adultos vayamos aceptando estas realidades de que hay derecho a dejar a vivir a los demás sin oscuridad en igualdad de condiciones, las generaciones siguientes asumirán el mismo ejemplo, sin que haya necesidad de imponerlo.

No se trata de hacer que se sientan como una carga, ni que son un error de la vida, por que no es la verdad. Se trata de aquellos que están en condiciones de ventajas, ayuden a rescatar sus talentos para que puedan valerse por si solos.

No estamos solo en el planeta, los supuestos seres perfectos, nuestras variaciones no disminuyen nuestro derecho a tomar lo que nos corresponde para vivir como necesitamos. Cada uno somos responsables de nuestra calidad de vida y de no entorpecer la de alguien mas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *